Etiquetas

Presentación del Estudio

Nuevas universidades para un nuevo país y la educación superior 1968-2010

del Dr. Alberto C. Taquini (hijo)

Palabras de los doctores

Marcelo Vernengo, Roberto Cortés Conde, la senadora Norma E. Morandinni, los Diputados

Adriana Puiggrós, y Eduardo Amadeo, ausente del país, representado por Roberto Candiano 

Auditorio de la Honorable Cámara de Diputados del Congreso de la Nación Buenos Aires 25 de octubre de 2010

Habla el Lic. Roberto Candiano:

Buenas noches a todas y todos. Hoy me toca la difícil tarea de representar a un diputado y estoy un poco nervioso por eso, así que sepan disculparme.

En primer lugar, voy a leer una carta que dejó el diputado Amadeo para el amigo Taquini: «Estimados y estimadas amigas y amigos. Una misión al extranjero decidida a último momento me ha impedido acompañar a Alberto Taquini en el lanzamiento de este libro trascendente.» »Conocí a Alberto en mi anterior mandato legislativo cuando ejercí la presidencia de la Comisión de Educación y propusimos y discutimos la Ley de Educación superior. En ese tiempo, Alberto se convirtió en una ayuda inestimable, aportando conceptos innovadores, ideas originales, fundamentos teóricos que nos ayudaron, en lo que creo, fue un paso adelante en la educación superior de nuestro país. Este libro vuelve a mostrar a un Alberto Taquini inquieto, creativo e informado, un académico siempre joven y curioso que vuelca su pasión para una mejor educación en cada uno de los capítulos.» »Estamos nuevamente en tiempos de legislar para avanzar aún más en nuestra educación superior, y es por eso que este libro no podría llegar en mejor momento. Ya lo he leído y marcado una vez y estoy convencido que volveré a hacerlo pronto para tratar de mejorar mi nuevo proyecto de ley.» »siento no estar con ustedes hoy, pero no quería dejar pasar la oportunidad para agradecer públicamente a Alberto su pasión y avisarle, de paso, que vaya preparando su agenda de 2011 para muchas horas de trabajo, en el que será un año trascendente para la legislación educativa argentina.» »Eduardo Amadeo.» Él también me pidió que comentara algunos conceptos que estuvimos discutiendo en nuestro espacio del peronismo federal. En primer lugar nos pareció muy oportuno, desde una visión retrospectiva, señalar conceptos planteados por Alberto hace cuarenta y dos años, sobre todo en lo  que se refiere a la autonomía universitaria concebida muy singularmente como un espacio de encuentro, una asociación entre profesores y alumnos en la búsqueda de la verdad, la belleza y la bondad. Esto nos pareció oportuno y muy vigente porque la famosa tríada educativa de docente, alumno y contenido hoy en día se está revisando, porque el contenido es muy asequible, entonces se revaloriza el encuentro entre docente y alumnos y el descubrir juntos, el ir juntos hacia la búsqueda del conocimiento.

En relación con la falta de prioridad científica en las universidades, Alberto marcó desde esa época el déficit de las universidades como incubadoras de negocios, parques tecnológicos, grupos de pensamientos, que potencien el aparato productivo y enriquezcan la vida argentina y la de los partidos políticos. Y también marcó, ya hace cuarenta y dos años, que no sólo hay que invertir en investigación aplicada, en investigación pura, sino, sobre todo, en investigación en ciencias sociales. También habló de la política de planeamiento y marcó dos aspectos importantes: que tengan la mayor amplitud posible e incorporen el tamaño adecuado a la cantidad de alumnos por universidad, entre diez mil y veinte mil alumnos; resaltando la relación armónica y favorable entre docentes y alumnos en interacción con fondos, disponibilidad y equipamiento, mantenimiento, etc. Incorporó la idea de departamentos, que hoy en día nosotros estamos discutiendo mucho, la de campus universitarios, la de centros de investigación aplicada articulados con institutos de educación superior e integrados en un proyecto de desarrollo local. El mismo concepto de desarrollo local, la educación virtual, los desafíos que presenta la globalización a la universidad, la articulación, es lo que planteaba recién Adriana, el dinamismo y la flexibilidad entre todas las instituciones que integran el sistema de la educación superior, no sólo en las universidades, el concepto de acreditación y el de los colegios universitarios. Realmente son conceptos muy vigentes, muy ricos en sí mismos, que tal vez hoy necesiten de mayor reflexión y resignificación para adecuarlos a la época y que estimamos de un valor inigualable.

Con respecto a la futura legislación de educación superior, nosotros en la Comisión de asesores -yo integro este sub-grupo que creó Adriana- estamos trabajando en siete proyectos de convergencia parlamentaria de educación superior, donde hay más coincidencias que divergencias, aunque de lo que sí estamos convencidos, es que ésta debe ser una política de estado en la educación superior. El tema de la niñez, el tema de la salud, el tema de la educación, son cosas que nos interesan a todos los argentinos y que hacen a nuestra identidad como Nación. Lo peor que nos puede pasar a nosotros, como argentinos, es integrarnos a una región o a un mundo, sin una identidad.

Yo soy psicólogo también y -de esto hay muchísimo adelantado, escrito y reflexionado- lo peor que le puede hacer a una persona en una relación social, íntima, global o grupal es no tener identidad, y nosotros necesitamos una ley con sabor argentino. Está bien que veamos a otros países, que veamos la experiencia europea, la experiencia americana, la experiencia asiática, pero la ley tiene que tener sabor y gusto a dulce de leche.

Entonces, en eso estamos. Digamos: hacer una ley con una impronta que nos defina como Nación y desde ése lugar integrarnos a la región, integrarnos al mundo. Y bueno, los puntos que desde nuestro espacio estamos promoviendo son: primero, la equidad social, pero a la equidad social la entendemos primero para asegurar, no solamente el ingreso, sino, también, la permanencia; y segundo, que cuando hablamos de inequidades, no sólo son inequidades de nivel económico, hay muchas inequidades que pasan por la persona. Hay chicos que por diferentes situaciones históricas, personales, de vida o culturales, cuando se enfrentan ante una mesa examinadora se bloquean, saben mucho pero se bloquean. Mismo que no pueden estructurar un buen paper de trabajo, la introducción, el desarrollo y la conclusión, o tienen dificultades para integrarse a un grupo de trabajo, y éstas son cosas de las cuales la Universidad también tiene que hacerse cargo. La Universidad y los institutos superiores a través de distintos dispositivos tienen que hacer a la orientación profesional del estudiante, y esto lo tenemos que asumir como una carga pública.

El segundo elemento es la calidad académica. Todos sabemos que la calidad es un concepto agregado, o sea, es la sumatoria de una serie de cuestiones que hacen desde la escalera para personas con dificultades motrices, el ascensor, la escalera especial, los libros en braille, las condiciones de iluminación, el acceso a la información a través de las computadoras, todo eso hace a la calidad académica, además, por supuesto, de la profesionalidad de los estudiantes.

El tercer punto es la integración social. La integración con el sistema productivo y de servicios, y la integración con la comunidad cercana y la mundial.

El cuarto punto es el compromiso con la investigación, la innovación, la generación de conocimiento y las instituciones. Y como último punto, lo que el diputado Amadeo quería transmitir, es que los objetivos básicos que nosotros estamos tratando de promover y de acordar -y realmente hay muy buen clima, y lo estamos logrando- son lograr la equidad, la integración social y cultural, el respeto a la singularidad y a las vocaciones, la búsqueda de la excelencia, la atención a las necesidades individuales y colectivas, el respeto a la diversidad de opiniones, el pensamiento innovador, libre y crítico, la democratización de todas las instituciones, no solamente las universitarias, la igualad de posibilidades y oportunidades, el compromiso con la innovación tecnológica en la producción, el uso correcto y el enriquecimiento de la lengua y el habla, el desarrollo de la actividad física, deportiva y recreativa, la distribución equitativa del conocimiento, el otorgamiento de becas, subsidios y apoyos complementariamente con el cumplimento de las obligaciones y la igualdad de las condiciones para el aprendizaje y la integración en todas las instituciones de la educación superior entre sí, con la sociedad y con el sistema productivo. Muchas gracias.

* El Lic. Roberto Candiano es asesor de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados de la Nación.

Anuncios